Christina Salmivalli: “Muchas actividades de KiVa son fruto de una madura reflexión”

Christina SalmivalliEl proyecto de KiVa Koulu, que significa algo así como escuela estupenda en finés, se puso en marcha en el año 2006, y desde entonces casi el 90 por ciento de las escuelas primarias finlandesas se han apuntado al programa.  Además, se ha puesto en práctica también en algunos países extranjeros. ¿Cómo han sido los resultados hasta ahora?
En  2006 se empezaron a planificar los materiales de KiVa, pero el programa no se implantó hasta otoño de 2009, cuando a todas las escuelas les fue posible participar en el proyecto. Desde entonces hemos seguido las estadísticas de los niños que acosan a otros y de los que son acosados en las escuelas primarias que participan en KiVa. Es estupendo que las cifras en ambos grupos sigan disminuyendo año tras año, como se puede ver en el gráfico. Además, hay que mencionar que en el gráfico sólo se refleja la nota media: en muchas escuelas los resultados alcanzados son aún mejores. Antes de su difusión a escala nacional, se realizaron varios estudios sobre los efectos del proyecto KiVa, que mostraron que en las escuelas del programa el acoso escolar disminuyó notablemente, y esto ya sólo durante el primer año. En algunos cursos la cantidad de niños acosados bajó incluso un 40 por ciento. Los estudios han demostrado que el programa KiVa aumenta, entre otras cosas, el bienestar escolar y la motivación por estudiar al mismo tiempo que disminuye la angustia y la depresión. También en el extranjero (Países Bajos, Italia, Gales) se han realizado investigaciones cuyos resultados han sido muy esperanzadores: el acoso escolar típico ha disminuido un 30-50 por ciento durante el primer año.

¿De dónde surgikivakoulustatisticó la idea para el proyecto y cómo son las personas que están detrás de todo?
Antti Kalliomäki, ministro de educación en 2006, quiso prestar atención al bienestar escolar. Uno de los programas dedicados a mejorarlo fue precisamente el de KiVa Koulu. Mi grupo de investigación y yo llevamos ya 25 años estudiando las relaciones entre los niños y el acoso escolar, por lo cual muchas actividades de KiVa son fruto de una madura reflexión.

KiVa Koulu intenta prevenir el acoso escolar. ¿De qué métodos se sirve?
Una de las ideas centrales es que se puede disminuir el acoso escolar influyendo sobre todo el grupo, no sólo en los acosadores y sus víctimas. La manera de actuar de los testigos del acoso escolar puede mantener el problema o ayudar a acabar con él, por eso en las clases de KiVa se tratan los fenómenos interrelacionados, se reflexiona y se practica en comunidad sobre las formas de oponerse al acoso. Durante las lecciones y/o entre ellas es posible jugar al juego virtual de KiVa, que ejercita lo aprendido en las clases. Por otro lado, el proyecto cuenta con instrucciones sencillas para casos de acoso escolar, si éstos se producen. Las escuelas del programa también tienen un grupo de KiVa, cuya responsabilidad consiste en resolver los casos de acoso, hablar con las partes y asegurarse de que la situación ha sido resuelta.

¿Cómo han recibido los maestros, los directores y los alumnos el programa en las escuelas?
Han reaccionado muy bien. Anualmente recogemos las reacciones sobre este tema y sabemos que, por ejemplo, a los alumnos les gustan las clases y los juegos de KiVa: especialmente a los niños que han sido acosados. Cada escuela realiza el programa de una manera propia, y parece que el apoyo del director tiene un papel decisivo en la intensidad de la ejecución en el colegio. Los maestros han calificado de muy eficientes las clases y las discusiones organizadas por los grupos de KiVa.

“Mi grupo de investigación y yo llevamos ya 25 años estudiando las relaciones entre los niños y el acoso escolar, por lo cual muchas actividades de KiVa son fruto de una madura reflexión.”

¿De qué manera y en qué dirección se desarrollará KiVa Koulu en el futuro?
Constantemente nos encontramos con nuevas ideas: intentamos desarrollar el programa de modo que se adecúe aún más a las necesidades de sus usuarios. KiVa y sus socios de colaboración internacionales forman una comunidad donde las ideas creadas por un miembro, o incluso los cambios que realiza, están disponibles para todos. Últimamente hemos desarrollado un sistema de sugerencias, a través del cual los colegios reciben anualmente estadísticas de su propia situación. También los juegos de ordenador han sido adaptados a las nuevas tecnologías: se pueden jugar incluso con tabletas.

 

Entrevista de publicación libre con permiso del Instituto Iberoamericano de Finlandia