Tove Jansson: trabaja y ama

Tove JanssonTove Jansson, que nombre tan familiar para los finlandeses. En 2014 se celebró el centenario esta impresionante mujer nacida el 9 de agosto de 1914, pues Jansson fue un verdadero talento – artista visual, escritora, ilustradora, Doctor Honoris Causa en Filosofía, guionista, letrista de canciones y casi cualquier cosa. Aunque lo que más fama internacional le brindó fue su labor como creadora de los amados miembros de la familia Mumin, en realidad Tove fue mucho más prolífica de lo que se conoce.

En 2013, Tuula Karjalainen publico una exhaustiva biografía nueva sobre la polifacética Tove Jansson titulada Tee työtä ja rakasta (Trabaja y ama). El libro está repleto de imágenes y revela muchos detalles fascinantes tanto de su vida, su trabajo como de su forma de pensar. Ilustra su arte multidimensional y muchas veces obstinado, habla de su juventud, de amigos y familia, del nacimiento de los Mumin, y del amor por Tuulikki Pietilä, relación que duró casi medio siglo.

Tove Marika Jansson nació en Helsinki en 1914, en plena guerra. Era la hija mayor de una familia de artistas, y tuvo dos hermanos: Per Olov y Lars. La madre, Signe “Ham” Hammarsten Jansson, era una artista libre con trabajo fijo que había estudiado Arte en Estocolmo, mientras que el padre, Viktor “Faffa” Jansson, era escultor y conocido por sus monumentos heroicos y monumentos funerarios. De Tove se dice que estaba muy implicada en su familia, que amaba a sus hermanos más que a nada. Mantenía una relación conflictiva con su padre, pero una relación muy estrecha con su madre. Aunque pasó su infancia y juventud en los barrios de Helskinki, Katajanokka y Töölö, la familia residió mucho tiempo en el archipiélago, por ejemplo en Pellinge, que siempre ha ejercido un gran impacto en la vida de Tove.

A Jansson se la conoce como artista, pero su trayectoria no fue muy típica. Se dice que odiaba ir al colegio y que era una estudiante pésima. De hecho, en sus obras, no suele escribir sobre la escuela, y el valle de los Mumin tampoco no tiene una. A los 16 años, Tove consiguió el permiso de sus padres para abandonar la escuela y empezar los estudios de arte en Estocolmo. A esa tierna edad estaba muy segura de lo que quería hacer en la vida y sobre su carrera. Mientras estudiaba en la escuela de Tecnología en Suecia, Tove se mostró muy interesada por la pintura y la pintura decorativa, de hecho, recibió la calificación más alta en pintura decorativa.

Después de graduarse en Estocolmo, Tove continuó sus estudios en la escuela de dibujo de la Sociedad de Arte, en el actual Ateneum de Helsinki. Dio clase con artistas entre 1933 y 1936, y su larga carrera comenzó en los 1930 creando pinturas cuyas formas controladas y coloridas serían los signos típicos del estilo de Jansson en las siguientes décadas. A principios de su carrera realizó pinturas de gran tamaño, de más de dos metros y medio, así como pequeñas acuarelas y retratos y autorretratos. También creó pinturas decorativas y arte en vidrio para diferentes partes de Finlandia: guarderías, restaurantes, escuelas y para las paredes del comedor del Ayuntamiento.

A finales de la década de 1930, estudió en Francia y pasó muchos años en los círculos artísticos de París; de hecho se encontraba de viaje por Europa justo antes del estallido de la Guerra de Invierno. Jansson recibió reconocimientos y premios: su futuro se veía bien.

Al haber vivido los tiempos armados, Tove se posicionó sobre temas difíciles y se la considera audaz y valiente pues se enfrentaba a la política oficial de la época. Entre otras cosas trabajó para la revista Garm, que la ha caracterizado como “posiblemente la mejor dibujante de Finlandia.” Era una diseñadora gráfica respetada y su postal de año nuevo para Garm donde un anciano, símbolo del año pasado, herido y dañado, entrega un regalo a un niño pequeño símbolo del año nuevo fue retenida. Los dibujos políticos, especialmente publicados en la revista ya mencionada, forman una parte significativa de su producción.

En 1955, la vida de Tove, tomó un nuevo giro cuando se enamoró de la que sería su compañera a lo largo de su vida: Tuulikki Pietilä.

Luego están los omnipresentes Mumin. Esos populares y queridos personajes rechonchos, conocidos por todos, que hicieron famosa a su autora. El nacimiento de los Mumin es fascinante: ¿por qué una artista de gran talento y dedicada a la pintura comenzó a escribir libros sobre la familia Mumin? Al principio escribía las historias para sí misma, a través de ellas huía de la guerra y de la dureza del mundo. De alguna manera, hallaba un escondite en el cálido valle de los Mumin, y muchos de los personajes de las historias nacieron de relaciones reales de su autora.

Sin embargo, la madre de los Mumin mantenía una relación paradójica con sus figuras, se sentía presa de sus personajes, porque debido a ellos su otra faceta artística había quedado ensombrecida; quizás su magnífica y variada carrera como artista no llegó a ser tan conocida como podría haber sido. La industria de los Mumin le ocupó mucho tiempo y energía, en alguna ocasión alegó haber sufrido de “fatiga por los Mumin” y a estaba tan cansada de ellos, que llegó a declarar que “podría vomitar encima del Mumintroll”. En la amplia sección del libro que se trata de los personajes, Jansson describe profundamente su mundo.

Si quieres leer más sobre la increíble vida de Tove Jansson y su trabajo, ven a visitar nuestra biblioteca.

Menú