Paria, la capital inka del sur redescubierta

El antiguo director del Instituto Iberoamericano de Finlandia, Martti Pärssinen, y los arqueólogos Risto Kesseli y Juan Faldín han publicado un destacado artículo, que revela la ubicación de la perdida ciudad inca de Paria. Publicado en la revista de antropología chilena Chungara en el año 2010, el artículo  describe cómo este equipo de arqueólogos finlandés-boliviano logró localizar la ciudad incaica, cuya situación permaneció ignorada durante siglos.

Paria, uno de los establecimientos provinciales más importantes del Estado inca, fue el lugar preferido por los conquistadores cuando fundaron en 1535 el primer pueblo español en la parte sur de lo que era el Tawantinsuyo. Sin embargo, para los arqueólogos suponía un misterio a qué distancia de la ciudad española se encontraba “Paria la Vieja”. Este enigma intrigaba a los investigadores, pero la ubicación exacta de la ciudad incaica no se conocía con certeza. En el año 1960, Hermann Trimborn identificó a la antigua Paria como un lugar situado hacia el norte de la ciudad española. Según John Hyslop, en cambio, Paria la Vieja era lo mismo que Anocariri, pueblo emplazado al noroeste de la ciudad actual. Unos años más tarde, un equipo dirigido por Carola Condarco Castellón encontró pruebas a favor de la hipótesis de Trimborn.

En 2004, un equipo de investigación finlandés-boliviano formado por Pärssinen, Kesseli y Faldín decidió resolver el misterio e intentar localizar Paria la Vieja. Haciendo amplio uso de fuentes documentales, el grupo logró fijar la situación de la ciudad dentro de un área de unos 12 kilómetros cuadrados. Posteriormente, el grupo se desplazó a esta área para estudiar el terreno, y no tardaron mucho en encontrar restos arqueológicos que revelaban que, efectivamente, se trataba de Paria la Vieja.

Este estudio demuestra que la identificación anterior de Paria la Vieja, tal y como fue propuesta por Trimborn y el equipo de Carola Condarco, es correcta. Lo que, sin embargo, estos investigadores ignoraban era la extensión del área. Los trabajos de Pärssinen, Kesseli y Faldín evidencian que Paria tenía un tamaño tres veces superior a lo que se creía, extendiéndose a un área de cien hectáreas, lo cual delata su importancia como uno de los centros administrativos del Tawantinsuyu. Pärssinen, Kesseli y Faldín hallaron también una gran concentración de almacenes, de lo que se puede deducir que la ciudad desempeñó un papel central como nudo comercial. Es más, fueron encontrados casi quinientos fragmentos de cerámica, la mayoría de los cuales de procedencia inca.

Gracias a su enfoque multidisciplinario y a su larga y sólida experiencia arqueológica, Pärssinen, Kesseli y Faldín consiguieron localizar la ciudad inca perdida. El artículo describe en detalle cómo avanzó la investigación y cuáles fueron sus resultados. Lo complementan varios planos, esquemas y fotografías, todo lo cual lo convierte en un artículo fundamental para los estudiosos e investigadores.

Paria, la capital inka del sur redescubierta
Chungara, Revista de Antropología Chilena
Volumen 42, Nº 1, 2010. Páginas 235–246
Enlace al artículo

Menú