Aleksi Ranta – nacido para saltar

Aleksi Ranta © Momentum Producties

Aleksi Ranta © Momentum Producties

Cuando Aleksi Ranta, un finlandés de 19 años, era niño, soñaba con volar. Tras haber saltado miles de veces, haber practicado deportes de combate y pasado horas con el trampolín, Aleksi acabó en el mundo del tricking, y hoy en día es capaz de hacer las volteretas más tremendas sin preocuparse por la fuerza de la gravedad. En junio de 2015 visita el festival de arte urbano de Madrid, Mulafest, invitado por el Instituto Iberoamericano de Finlandia, la Embajada de Finlandia y la Asociación Madrileña de Parkour.

Parece que el tricking no es un deporte muy conocido. ¿Qué es exactamente? ¿Cuenta con muchos aficionados por el mundo?
Es verdad que el tricking no es un deporte muy conocido, de hecho, no hay mucha gente que conozca siquiera el concepto. Es un deporte muy libre, físico y artístico que se puede practicar en cualquier lugar llano: en el césped, en un gimnasio, incluso sobre el asfalto. Un tricker combina patadas, volteretas y giros para formar series completas o, como decimos en este deporte, combos. No existen muchas más reglas así que el tricking puede ser muy creativo. Esta es la respuesta que suelo dar cuando me preguntan sobre mi afición. Un día espero que no sea necesario aclarar qué significa sino que su nombre sea tan conocido que lo explique por sí mismo. No sé exactamente cuántos trickers hay, en el grupo más grande de Facebook somos unos 20 000 miembros, así que eso indica que el deporte cuenta con miles de aficionados por todo el mundo.

¿Cómo tú acabaste practicando esta disciplina?
Me parece que mi naturaleza siempre me ha conducido hacia el tricking. Cuando tenía cuatro años quería volar y me ponía bolsas en las manos como si fueran alas y corría moviéndolas. También andaba saltando en el sofá y por todos los lados y al final mis padres me metieron en clase de taekwondo para gastara energías. El taekwondo me proporcionó una muy buena base. También solía saltar en trampolín, lo que me enseñó mucho sobre el control corporal. A principios de 2011, por aquel entonces tenía 15 años, vi por la primera vez videos de tricking en Youtube y así empezó mi relación con el deporte. Los vídeos del australiano Scott Skelton y del finlandés Veli-Matti Saarela me hicieron desear hacer trucos igual de impresionantes. Pasé el verano leyendo por Internet todo lo posible sobre el tricking, además encontré la página web finlandesa trikkaus.com, a través de la cual acabé entrenando en la sala Nääshalli, en la ciudad de Támpere, con trickers locales.

En tus videos resulta evidente que el deporte constituye todo un desafío. ¿Cuánto entrenamiento requiere?
Sí, este deporte es desafiante lo que a veces frustra muchísimo. Sin embargo, practicarlo puede proporcionar una gratificación increíble. Su libertad y complejidad hacen que el entrenamiento se mantenga interesante. Trato de entrenar tres veces a la semana pero hay épocas en las que practico todos los días porque estoy muy motivado y tengo muchas ganas de progresar y aprender algo nuevo.

El tricking requerirá mucho control de tu propio cuerpo.¿Cuál es en tu opinión la cualidad más importante?
El tricking requiere una buena condición física y es necesario conocer sus límites. Aun así, yo pienso que lo más importante es la motivación y la pasión hacia el deporte.

¿Existen dificultades a la hora de practicar tricking? ¿Cuenta Finlandia con suficientes lugares para entrenar?
Empezar con el tricking puede ser muy difícil y resultar frustrante ya que los trucos requieren mucho esfuerzo, pero si uno tiene suficientes ganas y voluntad, tras las primeras patadas torpes y volteretas que en principio dan mucho miedo, poco a poco las cosas avanzan. En Finlandia hay muchas salas con suelo de gimnasia, lo que sin duda es lo más adecuado para el tricking, pero puede resultar muy difícil entrenar allí si no conoces a los gimnastas. Ésta es precisamente una de las razones por las que me gustaría que el tricking fuera más conocido: para que sea más sencillo acceder a buenos sitios.

¿Qué te ha dado el tricking?
Me gustan tantos aspectos de este deporte que no soy capaz de nombrarlos todos ni de elegir solo uno. Algo especialmente bonito es cuando consigues hacer algún truco que llevas ensayando mucho tiempo. La sensación es increíble, sientes haberte ganado a ti mismo y te invade el sentimiento de que puedes conseguir cualquier cosa.

Vienes a Madrid para el festival de Mulafest. ¿Has participado antes en eventos parecidos en el extranjero? ¿Qué esperas del Mulafest?
He participado en eventos parecidos en Holanda, Noruega y Alemania, pero allí solo había deportistas de tricking y no de otras disciplinas, por eso estoy muy contento con el Mulafest, porque hay de todo. Lo mejor de este tipo de eventos internacionales es precisamente poder conocer a gente nueva de todo el mundo. También me encanta escuchar experiencias de tricking en otros países y conocer a los grupos que hay. Estoy seguro de que va a ser muy interesante y de que lo voy pasar fenomenal. ¡Ya tengo ganas!

 

Entrevista de publicación libre con permiso del Instituto Iberoamericano de Finlandia

Menú