La cultura finlandesa florece en una España asolada por la crisis económica

Blog

Auli Leskinen ja Duca<3Con frecuencia me preguntan si la crisis económica que padece España influye en la exportación de la cultura finlandesa a este país, así que voy a contestar ahora aquí: sí, pero positivamente.

Los cuernos de toro de la crisis económica española han abierto una brecha afectando a los socios culturales. En estos momentos, el arte y la cultura reciben un jarro de agua fría: un quinto de las galerías privadas han cerrado sus puertas y los beneficios del sector cinematográfico, por poner un ejemplo, que antes de la crisis suponían 600 millones al año han bajado un 12% este año. Los más sombríos pronósticos anticipan que el  70% de los cines españoles tendrá que cerrar sus puertas en 2012 ó 2013.

Los impuestos en el sector de las artes han subido una media del 13%. La economía creativa produce más o menos el 4% del PIB de España con lo que el aumento del impuesto sobre las ventas puede ralentizar el auge económico creativo.

Durante los tiempos más difíciles, las actividades de los institutos culturales tanto de Finlandia como de otros países extranjeros con sede en España, están siendo demandadas. El timbre de la puerta del Instituto Iberoamericano de Finlandia en Madrid suena cada día. Además, recibimos muchas preguntas sobre las posibilidades de colaboración por correo electrónico. A todos les damos la bienvenida pero, por supuesto, la gente joven en paro nos preocupa especialmente; a nuestra biblioteca acuden jóvenes un poco tímidos y nos preguntan cómo podrían ir a Finlandia a estudiar o a conseguir un trabajo.

Durante los años de las vacas gordas, los españoles construían y restauraban estupendos centros de arte que ahora ocupan lugares espectaculares pero vacíos. Y es que los gobiernos de las 17 autonomías, los municipales y regionales no disponen de recursos suficientes para organizar actividades culturales de manera continuada, con lo que existen muchos espacios vacíos estupendos que los socios finlandeses pueden usar gratuitamente.

Dentro de la incertitud causada por la crisis, la fama de los finlandeses como gente honesta que siempre mantiene su palabra y paga sus facturas constituye una ventaja en España. A los socios españoles les gusta trabajar con el Instituto Iberoamericano de Finlandia porque los finlandeses y nuestro Instituto gozan de una buena reputación en este país.

Sin embargo,  muchas veces se piensa que somos más ricos de lo que en realidad somos. Desde 1996 nuestro Instituto lleva funcionando con un presupuesto pequeño que no se puede siquiera comparar con la financiación de los grandes institutos nacionales como el Goethe Institut de Alemania o el British Council del Reino Unido. Así pues, nos esforzamos con una cartera pequeña por el éxito en grandes arenas.

La vida es sueño dijo escritor barroco español Pedro Calderón de la Barca en su obra homónima publicada en 1635. El cine como forma artística es un sueño colectivo, lo miramos y lo vemos juntos. Por el contrario, la literatura es un sueño más individual  porque cada lector avanza en solitario por las líneas de la obra en su camino hacia la historia.

Espero que el sueño colectivo de los españoles no se torne en una pesadilla y que esta nación tan creativa y amistosa pronto despierte en un día mejor.

Auli Leskinen

Menú