Éxito de la literatura finlandesa en Brasil

Miten miljoonia huijataanHasta el año 2010, Mika Waltari y Tove Jansson eran los únicos autores finlandeses cuyas obras habían sido publicadas en Brasil. La literatura finlandesa ya había disfrutado de éxito en el mercado internacional, pero la falta de traducciones dificultaba su triunfo en Brasil. El nuevo representante del Instituto Iberoamericano de Finlandia en Brasil, Pasi Loman, junto con su mujer fundaron la agencia literaria Vikings of Brazil, y empezaron a cooperar con varias casas editoriales nórdicas. Actualmente representan a una gran parte de todas las grandes editoras y agencias literarias nórdicas en Brasil, y la colaboración ha dado buenos resultados.

Entre los compradores de literatura nórdica se incluyen tanto editoriales brasileñas grandes como pequeñas. La novela negra se vende bien, pues el denominado ”Scandi Crime” es mundialmente popular. Entre los libros vendidos en Brasil se encuentran dos novelas de la escritora Leena Lehtolainen. A pesar de esto, las novelas policiacas no son la única literatura que se vende: las bellas letras, libros infantiles y no ficción interesan también a los compradores. Entre los libros de no ficción, Loman menciona Golpes Bilionários de Kari Nars que ellos han traducido. Este libro ya va por su segunda edición y se han impreso 10 000 copias, lo que representa un gran éxito, puesto que en Brasil se venden menos de mil ejemplares de la mayoría de los libros.

El interés por la literatura finlandesa a veces ha sido tan notable que se han tenido que sacar a subasta los derechos de publicación. Por las novelas de fantasía de Ilkka Auer se interesaron 15 editoras, y finalmente Gutenberg adquirió los derechos haciendo simultáneamente una oferta por  siete libros del mismo autor.

Las obras nórdicas recientemente publicadas, como Purga, de Sofi Oksanen, han obtenido mucha atención en los medios locales. Próximamente va a aparecer As Vacas de Stalin (Las vacas de Stalin), y Pasi y Lilia Loman están traduciendo Kun kyyhkyset katosivat (Cuando las palomas desaparecieron), para la editorial más grande del país.

Menú